xnem

Lugar de encuentro. En un mundo donde cada vez hay mas pasajeros y menos viajeros. Todas las fotografías de este blog pertenecen a su autor, menos aquellas que así lo indican.

9.12.2010

La ciudad de los obeliscos. Todo Egipto en Roma 2.

Piazza del Popolo, Iglesias de Santa María in Montesanto
y Santa María dei Miracoli y el obelisco con su fuente del XIX.

En otras ocasiones ya les hablé de mis encuentros con obeliscos egipcios en diversas ciudades del mundo. El del Faraón Thutmosis III, en Central Park, Nueva York (21,6 m). Su gemelo la Aguja de Cleopatra del mismo Thutmosis III, en Londres (20,9 m) o también de este prolífico Faraón en el Hipódromo de Constantinopla, Estambul (19,6 m).
Recuerdo perfectamente la vez que vi el primero y la sensación que me produjo, el del Faraón Ramses II, Plaza de la Concordia de París (22,8 m). Luego siguieron otros como el del Faraón Ramsés II en los Jardines de Boboli de Florencia, (4,9 m), o el de Arlés, en la Plaza de la República (15 m), pero nunca antes había intentado localizar y fichar todos los de esta ciudad, porque Roma es la ciudad del mundo que mas obeliscos tiene, y fue un placer dedicar horas y kilómetros a pié en su busca.

Fuente con obelisco en la Piazza del Quirinale
y las estatuas romanas de Cástor y Pólux. Quirinal.

Piazza Della Rotonda.

Laterano, Palacio Laterano. Faraones Thutmosis III y Thutmosis IV, Karnak (32,2 m)
Flaminio, Plaza del Popolo. Faraones Seti I y Ramsés II, (24 m)
Macuteto, Plaza de la Rotonda. Faraón Ramsés II, Heliópolis (6,4 m)
Dogali, Plaza de la República. Faraón Ramsés II, Heliópolis (6,3 m)
Matteiano. Faraón Ramsés II, Heliópolis (2,7 m)
Solare, Plaza Montecitorio. Faraón Psamético II, Heliópolis (21,8 m)
Minerveo, Plaza de Minerva. Faraón Apries, Sais (5,5 m)

Mi favorito. Piazza della Minerva.

Solo a Bernini se le hubiera ocurrido colocar un obelisco del siglo VI a.C
sobre un elefante, tal vez inspirado en la Hypnerotomachia Poliphili de F. Colonna.

Piazza San Pedro. El obelisco sin caracteres egipcios se erigió
en 1586 con la ayuda de 150 caballos y 47 poleas.

Aunque los romanos también esculpieron sus propios obeliscos al estilo egipcio.

Agonalis, Piazza Navona, Domiciano, (16,5 m)
Pinciano, Piazza Passeggiata, Adriano, (9,2 m)
Salustiano, Piazza de España, Aureliano, (13,9 m)
Quirinal, Palacio del Quirinal, (Mausoleo de Augusto), (14,6 m)
Esquilino, Piazza dell Esquilino, (Mausoleo de Augusto), (14,8 m)


Piazza dell´ Esquilino y la iglesia Santa María Maggiore.

Fontana dei Quattro Fiume de Bernini y su obelisco. Piazza Navona.

Obelisco Dogali, Via Le Einaudi. Quirinal.

De los contemporáneos mejor no hablar. La avenida abierta por Benito Musolini para dar acceso directo al Vaticano desde el Castel Sant´Angelo, es un buen ejemplo. La Via D. Conciliazione hay un grupo tan horroroso como indignante.

Mas cositas sobre obeliscos en Wikipedia y obelisco.

Sean felices.

Etiquetas: , ,

12 Comments:

  • At 16:33, Blogger TORO SALVAJE said…

    Tantos obeliscos merecen un best seller de misterio.

    Saludos.

     
  • At 17:31, Blogger xnem said…

    Es cierto señor Toro, material no falta, en alguna parte he leído que los papas colocaron los obeliscos delimitando su espacio de poder en forma de estrella de cinco puntas, pero así solo me sale en la cuenta diez obeliscos. Se lo contaré a Dan Brown, aunque a lo mejor ya lo sabe.

     
  • At 17:38, Blogger xnem said…

    Por cierto señor Toro usted que parece un hombre leído, le recomiendo -si no la conoce ya- “Lo que sé de los vampiros” de Francisco Casavella, pensé mucho en esta historia caminado por Roma, por supuesto no tiene nada que ver con Nosferatu ni el famoso Conde Drácula, aunque si con la Compañía de Jesús, Roma y otras ciudades y acontecimientos históricos. No es un best-seller pero podría serlo, si el personal pidiera un poco mas a la literatura.

     
  • At 8:58, Blogger Marga said…

    Ummm no me gustan los obeliscos, tienen un no sé qué victorioso, o eso me parece, que me espanta... ya, ya no sé que nada que ver pero me pasa.

    Pero si tuviera que elegir uno, y lo hice, fue el mismo que el que eligió usted! jajaja. Me parece tan excéntrico y chulo, allí en la plaza...

     
  • At 20:00, Blogger xnem said…

    Señorita marga ya sabe lo que quiere decir un obelisco, aparte de eso del griego clavo, pilar, etc. La frase de colocar uno sería “ aquí estoy por mis obeliscos”, a mi me gustan, como me gustan los menhires y esas cosas. Pero si uno analiza de que van las estatuas y monumentos del mundo mundial les pondría T.N.T. Y claro también me gustan los elefantes!

     
  • At 11:06, Blogger nancicomansi said…

    Hummm...si...los obeliscos me dan un poco "yuyu"...
    No se si pasaría muy tranquila por el lado...
    Si, ya se que si después de tantos siglos siguen en pie perfectamente, pero no se...

     
  • At 12:49, Blogger MeTis said…

    si no recuerdo mal, yo vi el gemelo del de la plaza de la concordia en el Templo de Luxor hace 4 años.

    y vi otro en Karnak de la reina hatshepsut. Ese si me impresió por ser de una faraona. Olé los h.. de esa mujer!

    otras, y el de plaza navona tambien le vi yo cuando tenia 18 años. Pero lo recuerdo mas por ser protagonista en el libro "angeles y demonios".

    mmm y creo que no he visto ninguno mas...

    parece mentira que resistan tan alto.

     
  • At 13:48, Blogger xnem said…

    Esos miedos no son nuevos señoritas, yo diría que se aguantan por su propio peso.
    Al señor Bernini le hicieron modificar el diseño original de su elefante y aseguró el monolito, con esa silla de montar tan especial, para que estuvieran mas tranquilos sus clientes.

     
  • At 19:19, Blogger malena ezcurra said…

    Bello!



    M.

     
  • At 0:04, Anonymous Anónimo said…

    TA..

    Aqui tenemos la torre Agbar...lo más falico que nos ha tocado...

    besos

     
  • At 21:59, Blogger amelche said…

    ¿Tiene usted todos esos obeliscos en la guía turística o los encontró por casualidad?

     
  • At 22:52, Blogger xnem said…

    Algunos fueron difíciles de encontrar incluso con guía señorita amelche y hay tantos que otros aparecen ante tí como por arte de magia. Otros desgraciadamente se desvanecieron con las fotos perdidas.

     

Publicar un comentario

<< Home